31 agosto 2007

RON MUECK
MAESTRO DEL HIPERREALISMO
obra alucinante del hiperrealismo, parecen "Cadaveres de Gigantes Disecados", sin duda una tendencia que apunta hacia nuevas concepciónes escultoricas partiendo desde realidades cotidianas donde el publico se conmueve y llena de distintas sensaciones, positivas, o negativas, pero SENSACIONES al fin, toda obra artistica debe generar en el espectador una impresión, (principal objetivo del arte) y Mueck lo logra, nos presenta una obra controversial , que desencadena animadversión en unos, emoción en otros, pero no pasa indiferente ante el ojo acusioso o sencillo del espectador, obras patéticas, crudas, pero llenas de equilibrio y profundidad, el alma del hombre se intuye en cada uno de los personajes de Mueck, particularmente creo que ahi esta el kit de su arte
Ron Mueck (1958) es un escultor hiperrealista australiano que vive en Inglaterra. Su origen profesional fue en el mundo de los efectos especiales para el cine. Sin embargo ya había dado un paso hacia el mundo del arte aprovechando su talento para desarrollar creaciones plásticas con un realismo sorprendente. Mueck se mudó a Londres para establecer su propia compañía, creando utilería y “animatronics” para la industria de la publicidad. A pesar de ser altamente detallados sus trabajos, eran diseñados para ser fotografiados desde un ángulo muy específico, ocultando así el desorden de la obra vista desde otro ángulo. Mueck con más y más frecuencia deseaba producir esculturas que se vieran perfectas desde cualquier ángulo.
En 1996 Mueck cambió hacia el “arte refinado” colaborando con su suegra Paula Rego, para producir pequeñas figuras como parte de una escena que ella estaba mostrando en la Galería Hayward. Rego lo presentó con Charles Saatchi quien inmediatamente quedó sorprendido con su trabajo y comenzó a coleccionar y solicitar trabajos. Esto lo dirigió hacia la creación que le formó un nombre a Mueck, “Dead Dad” (papá muerto) que es una escalofriante e hiperrealista obra de silicona y otros materiales, del cuerpo muerto de su padre, reducido aproximadamente a dos tercios del tamaño natural. Es la única obra de Mueck que usa su propio pelo para el producto final.
Las esculturas de Mueck reproducen fielmente los detalles del cuerpo humano, pero juega con la escala para crear imágenes que nos sacuden. Su obra de cinco metros “Boy”, fue mostrada en 1999 en el “Millenium Dome” y más tarde se exhibió en la “Biennale de Venecia”.
Éste escultor formó parte de la exposición “Sensation” que causó polémica y otras reacciones extremas entre los críticos y el público. La pieza que expuso en esa ocasión era “Dead Dad”. Esa exposición incluyó también a otros “nuevos” artistas británicos como Damien Hirst y los hermanos Jake y Dinos Chapman, que llevan su quehacer a extremos definitivamente estremecedores.

No hay comentarios: