23 noviembre 2007

ANNA AJMÁTOVA
Por: Siomara España
Anna Ajmátova pintada por Modigliani
Una lectura nueva siempre resulta expectante más aún cuando se trata de un obsequio de alguien a quien valoramos, apreciamos o admiramos, y aunque últimamente me ha dado por la relectura de ciertas obras en las que siempre encuentro datos nuevos e interesantes, este último “hallazgo” (regalo que me llegó el 24 de diciembre al mediodía) ha sido enormemente satisfactorio. Y es que a mis ya considerables (aunque no tantos por supuesto) años de lectura no había tenido el placer de leer a ANNA AJMÁTOVA, esta excepcional autora rusa que deja perplejo a cualquier lector ante tan elevada concepción poética. Poeta de una humanidad que impresiona, lastima, estremece y enternece, sobre todo en esa atmósfera que rodea a la poesía accemista que tan bien concibió. El uso recurrentes de adjetivaciones y sobre todo la búsqueda constante de la esencia semántica de las palabras, sin preocuparse en exceso por la metáfora o musicalidad de sus creaciones sino mas bien centrando su atención en las imágenes, el paisaje, con una suerte de austerísimo en cuanto al uso de las palabras para poetizar con limpieza y prolijidad sus emociones y vivencias, es lo que dan a la poesía de Anna Ajmátova una coherencia literaria y una belleza impresionante que dan una sensación sinestesica al conocer su obra.
Sin duda alguna Anna Ajmátova es un autora necesaria de leer.
CUANDO ESCUCHES EL TRUENO ME RECORDARÁS...
Cuando escuches el trueno me
recordarás
Y tal vez pienses que amaba la
tormenta...
El rayado del cielo se verá fuertemente
carmesí
Y el corazón, como entonces, estará en el
fuego.
Esto sucederá un día en
Moscú
Cuando abandone la ciudad para
siempre
Y me precipite hacia el puerto
deseado
Dejando entre ustedes apenas mi
sombra.
UNOS VAN POR UN SENDERO RECTO...
Unos van por un sendero recto,
Otros caminan en círculo,
Añoran el regreso a la casa paterna
Y esperan a la amiga de otros tiempos.
Mi camino, en cambio,
no es ni recto,
ni curvo,
Llevo conmigo el infortunio,
Voy hacia nunca,
hacia ninguna parte,
Como un tren sobre el abismo.
Versión de Jorge Bustamante García