26 noviembre 2007

ERNESTO INTRIAGO Poeta manbita Poema ganador del primer lugar en el concurso de poesía del XXV Festival Universitario de las Artes de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí, 2007
Cuerda floja de doble filo
I
Camino
y observo,
(porque tengo dudas)
a todas partes
y ahí piso
donde retroceder
es arruinar el camino,
seguir es confiar en uno mismo,
y si es que existe,
en Dios.
II
No hay desagravio,
algo quedó inconcluso
y me arrepiento,
(no es permitido dudar)
la rabia y la angustia
truncan todo intento por seguir.
Atrapado
volviendo a dudar,
el final se torna
incierto
quedando otra vez
sin comienzo a mitad de camino.
III
Aquella distancia
desconocida
se parte en dos,
di tantas vueltas
que perdí el rumbo,
y así, desorientado
parece que atrás
queda el futuro
y adelante la historia,
sin brújula
en una hoja arrugada
mitad llena de blanco
mitad llena de nada.
IV
El viento muta a remolino
repentinamente
el sol surge desde el Sur
(todo es raro)
las sombras a medio día
son largas y anchas
me refugio entre sombras
camuflado,
doy un paso al frente,
dos pasos atrás:
hice algo distinto
y es peor,
disipado disparejo
¿para dónde seguiré
si perdí el destino?
V
Nadie mira cómo estoy
me hundo,
retrocedo, avanzo,
en cualquier lugar
estoy a mitad de camino
preguntándome,
no sé qué, respondiéndome.
Tengo un largo camino,
lineal bajo los pies,
espiral frente a los ojos.
VI
Trato de creer en Dios
y en mí,
si es que existo,
en los actos de benevolencia,
en el prójimo
que está a mi lado, y en el próximo
que encontraré,
pero ya no se puede,
hacer lo que se debe es
fracaso.
VII
Camino en una cuerda floja
de doble filo,
la duda ya no es, sino
certeza,
esconderse es igual a revelarse,
la vida ya no es,
sino la muerte
caminando.
VIII
¡Ya no sé!
si avanzo o quedo,
si todo es
relativo,
siendo un paso,
adelante o atrás
absoluto.

No hay comentarios: