22 noviembre 2007

Por: Siomara España
Ana Minga, poeta lojana nos presenta una voz destilada en los enjambres del verso donde su verbo se disfraza de visiones fantasmales, y se engalanan con hechos cotidianos que van deambulando por su poesía, con ese ritmo y celeridad que solo ella, en nuestro lar, es capaz de decodificar y plasmar en los interminables logaritmos de la palabra.
cada vez que la leo, aparece transparente, cotidiana, interminable y nos encarrila por esos laberintos donde su psiquis poética toma posesión en nuestras propias almas para despertar las sensaciones mas inesperadas.
Desde la primera vez que le escuché supe que es una de las voces más sobresalientes del Ecuador, y desde este atril me confieso amiga y lectora de su poesía.
El viernes 30 de noviembre estaremos presentando un recital en nuestra universidad, y ahí, prestando y presentándonos su voz, comparecerá para deleite de los amantes de la poesía.

Ahora entiendo a los perros

tener un hueso atravesado en la garganta

es cosa seria.

Dios no se puede imaginar

los huesos derramados

en este valle de egolatría. Huesos anoréxicos por proyectos

algunos desnutridos por miedo

de caer en el gordo pecado de la gula

otros ya son fantasmas por mucha necesidad

amarillos de tanta espera

muertos por capricho en la hierba.

Duele hasta el hueso esta mala suerte…

El pensamiento se hace flaco

y menciona que el amor es duro de roer

es ahí cuando comprendo a los perros

un hueso atravesado

no te deja respirar

y el fastidio se hace mayor

cuando ese hueso es el tuyo

y astillado se esconde en la hora exacta.

---------------------------------------------------------

El papel en que escribo

se transforma en una cama de hospital

los esferos se convierten en jeringas

que derraman palabras que ya no calman la asfixia.

Será que estos cambios son producto de un astigmatismo mental

o simplemente será que estoy creciendo

hacia lo que siempre supe en secreto:

que la felicidad es un buen vino que debe terminarse hasta el fondo

que el amor dura hasta que se deja encontrar

que algunos nunca estaremos preparados para olvidar

aunque la humanidad asegure que las cosas pasan.

Ahora que escribo en esta cama de hospital

es decir en este largo papel

tengo ganas de una imprudencia:

un abrazo

ya que el desprecio del mundo y de Dios

suele lastimar como un nudo apretado en la garganta.

Parece que estoy creciendo

y no lo digo porque tengo un año más

es decir menos tiempo

sino porque la cabeza ha empezado ha estorbarme

se ha vuelto insoportable en las noches

que duran más de lo normal.

estoy creciendo

porque ya no es una figura literaria

que el dolor me ha llegado al hueso del corazón. Crezco

y mi madurez se complica

pasa de gris a oscura

quiere romper mis manos

como se rompen los espejos

y quiere morir como muere un cóndor ciego.

Mi cama de hospital mi papel

mis jeringas mis esferos

vendrán conmigo

con lo que fui

con lo que soy

un feto indeseable

que se atrevió a crecer.

Ana Minga (Loja, 1983) Realizó estudios en la Facultad de Comunicación Social de la Universidad Central del Ecuador. Obtuvo el Primer lugar en el concurso de cuento “Rostros de Luna”, organizado por el Museo de Bellas Artes de Quito; el Primer lugar en el concurso de poesía 2003 de la Universidad Central del Ecuador, con la obra titulada Pandemónium (parte de ese trabajo consta en el presente poemario); medalla de plata en el Concurso Universitario de Poesía 2006 de la Universidad Central del Ecuador; mención de honor en Segovia, España, en el I Concurso de Relato Corto de Villa Pedraza, con el relato corto A la orilla del Desnudo.

2 comentarios:

Dina Bellrham dijo...

Lo máximo esta poetisa!

Tere Marin dijo...

Hola..
he llegado a su blog buscando a Ana Minga.Gracias por este artículo y toma de creaciones de esta inteligente mujer.
Quisiera sugerirle que cada entrada de su blog la ponga en la configuración como separada de las demás.Así si alguien quiere(como yo)llevar a su propio blog la información que pone se puede hacer.De la forma que está configurado no es posible hacerlo ya que si pongo en un vínculo su información de Ana Minga , saldría toda la página y no en particular la que quiero señalar y el lector/a se pierde.
Muchas gracias por todo y hasta pronto.
Tere Marin
www.lacoctelera.com/teremarin