11 enero 2008

Por: Dra. Rocío DuránBarba http://www.rocioduranbarba.com/
MICHAUX DENIGRÓ AL ECUADOR
Ha empezado 2008. Y, lo ha hecho, con esa cierta esperanza que suele despertar el inicio de un año. Esta mañana me disponía a escribir algo con ese ánimo, pero me encontré con una noticia más bien sorprendente. La Alianza Francesa ha organizado para este mes de enero, en Guayaquil, un evento en torno a un señor que odió nuestro país y lo denigró. Y que, si bien desapareció en 1984, dejó un eco sonoro. Se trata de una «exposición documental» que propone un acercamiento para admirar la vida y obra de Henri Michaux, acompañada de 24 afiches. Michaux es el autor de Ecuador, un libro que destruyó la imagen de nuestro país y de los ecuatorianos, lo cual no puede resultarnos indiferente. –La crítica internacional es unánime al respecto: «fue muy hiriente para los ecuatorianos», «denigró al Ecuador»...–. Si entre nosotros hay quien ha alabado dicho escrito es porque no lo conoce, lo ha leído mal, tiene gustos extraños, repite conceptos literarios del exterior; o, simplemente, porque es de uso inclinarse ante una figura extranjera de renombre... ¡Es tiempo de despertarnos! Personalmente, este tema me hincó durante mucho tiempo, ya que Ecuador es muy difundido. Cuenta con múltiples ediciones, y es la mayor referencia internacional del país. Ha sido traducido a varias lenguas e inclusive al inglés, con lo cual consiguió circulación mundial. Esto me llevó a escribir Ecuador el velo se levanta, en cuyas páginas Michaux vuelve a la vida. Es una novela divertida, en la que una ecuatoriana va enloqueciendo presa del delirio de defender la imagen de su patria y compatriotas; lleva nuestro humor y, ante todo, un mensaje de hermandad y optimismo. El libro reivindica la belleza de nuestro país; pero, además, da a conocer el texto de Michaux: sus conceptos peyorativos y descripciones denegridas sobre nuestro suelo. Michaux fue belga. Según sus biógrafos «odió a su país y los suyos» y adoptó nacionalidad francesa. Francia no tiene nada que ver con su libro difamante, y la Alianza Francesa no deja de tener el mérito de colaborar permanentemente con la cultura. Pero en lo que toca a este personaje, sería conveniente que se organice actos en su honor en otros lugares. En el Ecuador lo único que merece es salir de nuestro horizonte; ser declarado «persona non grata».

No hay comentarios: